Tras la primera y dolorosa derrota en el Camp Nou y en el que Imanol dijo alto y claro que el nivel de ese partido no se podía repetir, desde entonces no ha perdido ningún perdido y se encuentran en un espectacular momento.

Debut liguero

El 15 de agosto comenzaba la temporada para la Real, en un escenario difícil pero ante un rival en horas bajas. Pero el partido no fue para nada bueno de la Real y salieron derrotados de Barcelona 4-2. Después del partido, Imanol visiblemente enfadado con la actuación del equipo expresó que estaba decepcionado con el nivel que dieron los jugadores y que así no se podía competir en Primera División. Esas palabras hicieron reflexionar a los jugadores y cambiar la actitud par los próximos partidos. Los siguientes partidos fueron en casa contra dos rivales inferiores, los dos partidos terminaron con victoria y con mejor nivel que el primer partido.

Vuelta del parón 

Después del primer parón la Real empezó a jugar en Europa, en el que sus dos partidos se saldaron con empate contra dos grandes rivales. En liga por su parte ganó 3 partidos y empató 1 y dejando la portería a cero en lo dos partidos ligueros en casa contra Sevilla y Elche. Y tras este último parón disputó otro partido en casa contra el Mallorca, en el que consiguió tres puntos importantes en un partido que se puso complicado debido a la expulsión de Aihen en los minutos finales del primer tiempo.

Gran rendimiento en casa

El buen rendimiento que están dando en casa gracias a la vuelta de la afición está llevando al equipo a lo más alto de la clasificación liguera y están consiguiendo tener unos números brutales en defensa, ya que no ha recibido ningún gol en liga en casa. Datos que han ayudado al equipo para sumar los máximos puntos posibles y estar primeros equipos en liga. Todo esto tienen un gran culpable que se llama Imanol Alguacil, el cual está haciendo un grandísimo trabajo y incluso apostando por chavales cuando se esta jugando puntos importantes, como el otro día contra el Sturm, que con 0-1 a favor no dudo en meter a Turrientes y Lobete.

Los jugadores celebrando la última victoria en casa.
Fuente La Liga
Footer
Artículo anteriorElche-Espanyol: Un Espanyol en racha y un Elche que busca reencontrarse
Artículo siguienteCádiz 0-2 Deportivo Alavés: Joselu doblega en Cádiz
Tengo 16 años, voy a hacer 2 bachillerato ahora, vivo cerca de San Sebastián, me gusta mucho ver el deporte en general futbol y quiero estudiar periodismo deportivo