El entrenador de Osasuna acaba contrato el próximo 30 de junio de 2021, y a estas alturas aún no ha renovado. Su continuidad está en el aire, a pesar de que el club le quiere renovar.

Declaraciones

Tras comenzar esta misma temporada, Jagoba Arrasate concedió una entrevista a Noticias de Navarra, en la que habló sobre un potencial acuerdo en casos de hacer las cosas bien «Quiero hacer una buena temporada y ganarme la renovación». Hasta aquél momento, todo era optimismo en la entidad rojilla: 10º en la tabla clasificatoria, y nueve puntos por encima del descenso.

En la rueda de prensa después de jugar contra el Elche, a Jagoba le preguntaron acerca de su renovación, a lo que él respondió de forma irónica «Ya dijo Braulio que me tenéis que dejar respirar», además de pronunciarse sobre las conversaciones con Braulio para llegar a un acuerdo: «Estamos llegando a un hipotético quinto año, con todo lo que eso supone, y hay que hablar de otras cosas. Pero todo llegará de forma natural». Tras estas declaraciones, se empezó a especular sobre todo tipo de rumores entre la afición de Osasuna, a pesar de que nadie conoce las intenciones del técnico de Berriatua.

Imágen de Braulio Vázquez, el principal valedor de Jagoba Arrasate. Fuente: as.com

Intención del club

Desde el primer día, por parte del club existe la voluntad de llegar a un pacto con Arrasate. Así lo confirmó Braulio Vázquez, el director deportivo de Osasuna, hace más de una semana: “La primera renovación, a día de hoy, quiero que sea la de Jagoba”. El tiempo sigue pasando, y hasta el momento  no se ha anunciado nada oficialmente. Tanto el club, como los seguidores rojillos, empiezan a impacientarse sobre la operación renovación.

Imágen de Jagiba Arrasate. Fuente: osasuna.es

Su estilo, más que cuestionado

Con la llegada de Jagoba a Osasuna en la temporada 18/19, la entidad rojilla pretendía «recuperar la conexión con la grada», y lo hizo de la mejor forma: 87 puntos y un liderato más que merecido. Además, el equipo enganchó a su afición gracias a su juego vertical y atractivo de ver. El conjunto pamplonés siguió la misma línea de juego en su vuelta a Primera División. En la tercera campaña con Arrasate a los mandos, y sin público en las gradas debido a la Covid-19, el equipo rojillo cambió notablemente su estilo, más centrado en la solidez defensiva y en no recibir gol, que en ir al ataque. Es posible que la pésima racha de trece partidos sin ganar marcase para siempre al entrenador vasco.

Osasuna empezó esta misma campaña como un tiro, llegando incluso a rozar el liderato en alguna jornada. Después de muy buenos partidos, llegaron otros contra equipos muy complicados (Real Madrid, Sevilla, Real Sociedad y Atlético de Madrid), en los que es normal que el equipo saliese a defender, y su único objetivo fuese el empate. La gota que ha colmado el vaso han sido los enfrentamientos contra Elche, Levante y Getafe, conjuntos teóricamente del mismo nivel o inferior al de los ‘rojillos’. Jagoba planteó estos duelos de la misma manera que viene siendo habitual últimamente: centrado en defender y sin ninguna prisa por ir arriba. Este nuevo estilo del técninco osasunista ha indignado a gran parte de la afición.

Imágen de Jagoba Arrasate dirigiendo un entrenamiento. Fuente: noticiasdegipuzkoa

Fin de ciclo

Jagoba Arrasate lleva tres temporadas al frente de Osasuna, y este año cumplirá con la cuarta. Ha logrado lo impensable en el club, ascendiendo y manteniendóse en Primera con un gran rendimiento. Es posible que la entidad rojilla esté en uno de sus mejores momentos de los últimos años. El de Berriatua es considerado un Semidiós en Pamplona, y tras cuatro años al máximo nivel, cabe la posibilidad que se tome un respiro y se vaya por la puerta grande, siendo recordado como uno de los mejores entrenadores de la historia. Ya lo han hecho otros técnicos en otros clubes, como Diego Martínez en el Granada.

Footer
Artículo anteriorManolo se fija en Fran Mérida
Artículo siguienteAsí será ‘La Cattedrale’, el nuevo estadio de Milan e Inter