Una jueza de Pamplona condena a Osasuna a pagar a Enric Gallego una indemnización por rescindir su contrato cuando en él estipulaba que tenía que cobrar el salario acordado hasta junio de 2022.

Condena y denuncia de Enric Gallego

Osasuna rescindió el contrato de Enric Gallego en 12 de agosto de 2021 debido a que ya no entraba en los planes de Jagoba Arrasate de cara a la próxima temporada. Los rojillos le ofrecieron al jugador inicialmente llegar cedido al Eibar pero el delantero catalán rechazó la propuesta y diez días después de ser rescindido su contrato con el conjunto navarro firmó por el Tenerife.

Tras su fichaje por el Tenerife, Enric Gallego demandó a Osasuna porque no le había abonado el salario completo que estipulaba en el contrato. El club rojillo se negó a pagar la indemnización que pedía el jugador argumentando que «al haber fichado por el Tenerife y cobrar su nuevo salario con el conjunto tinerfeño, el delantero catalán en ningún momento se veía perjudicado ni económicamente, ni deportivamente por la rescisión de contrato producida el 12 de agosto de 2021.» Por ello defendían que a la indemnización solicitada por Enric Gallego habría que descontarle el salario bruto del jugador en el Tenerife que es de 500.000 euros brutos.

Imagen de Enric Gallego con Osasuna.
Fuente: El Diario

El 29 de julio se celebró el juicio por este caso y en la sentencia emitida por la titular del Juzgado de lo Social número 4 de Pamplona condena a Club Atlético Osasuna a pagar una indemnización de 1.238.171,97 euros por la inadmisibilisad del despido y la temporada que le quedaba de contrato. El conjunto navarro ha interpuesto un Recurso de Aclaración y recurrirá la sentencia al Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN).

Opinión

Finalmente, parece que este culebrón se cerrará con el éxito de la denuncia de Enric Gallego por una cantidad de dinero que no se ha ganado en el césped como hacen la mayoría de jugadores, sino que lo ha logrado el los tribunales. Este caso debe ser tomado por Osasuna como un aprendizaje para que se tenga más cuidado a la hora de elaborar los contratos a sus jugadores y a la hora de fichar a jugador que tenía 34 años, que su mejor momento profesional había sido dos temporadas atrás y que llegaba por 2 millones del Getafe donde estaba siendo suplente y no estaba jugando a un buen nivel.

Posiblemente haya sido un error del que elaboró el contrato y del que decidió fichar a un delantero que no tenía ya nivel para Primera división, pero no vale la pena buscar culpables, toca pagar la indemnización y ser tomado este caso como un aprendizaje para que no vuelva a suceder en un futuro.

Daniel Arangay Martínez
Footer
Artículo anteriorOFICIAL: Roberto De Zerbi, nuevo técnico del Brighton
Artículo siguienteOFICIAL: Pepe Mel es el elegido
Me llamo Dani, tengo 19 años, estudio ADE en la universidad y soy entrenador de fútbol en el Navarro Villoslada.