Tras el reciente rumor de que el Atlético de Madrid podría volver a la carga por Sergio Herrera quien tiene una cláusula de rescisión muy asequible para el club colchonero, se ha abierto el debate sobre las cláusulas de rescisión en el club rojillo.

El caso de Sergio Herrera

Como bien informó hace unos días el Diario de Navarra, el Atlético de Madrid tendría pensado volver a la carga por el guardameta rojillo y así poder hacerle competencia a Jan Oblak. La cláusula de rescisión del guardameta burgalés es de 11,5 millones de euros, una cantidad muy asequible para el conjunto madrileño que posee un presupuesto mucho mayor. Sergio Herrera, a pesar de estos rumores ha dejado claro que su intención es la de quedarse, ya que quiere temer minutos y en el Atlético de Madrid no los tendría.

Imagen de Sergio Herrera en un encuentro con Osasuna.
Fuente: Comuniate.com

Un problema generalizado

Lucas Torró está siendo de lo mejor de Osasuna este inicio de temporada y el buen comienzo liguero del club rojillo hace que diferentes clubes se fijen en el pivote defensivo español. Con una cláusula de rescisión de 10 millones de euros, ya ha sonado para el Sevilla y hubieron ojeadores, en el partido frente al Rayo Vallecano, del Arsenal y del Atalanta que pusieron sus ojos en el jugador rojillo.

Imagen de Lucas Torró con la camiseta de Osasuna.
Fuente: Marca.com

El líder de la zaga rojilla, David García, quien tiene una cláusula de 20 millones de euros, pero viendo su rendimiento y que se ha rumoreado para ir convocado a la selección española, puede ser una cantidad asequible para cualquier club de nivel que quiera fichar un buen central, sobre todo para un equipo de la Premier League.

Imagen de David García algo pensativo con la camiseta rojilla.
Fuente: Diario de Noticias

Por último cabe destacar el jugador que siempre es un rumor para el Athletic de Bilbao, Jon Moncayola,  y es que quieran o no siempre va a estar relacionado por diferentes medios con el club bilbaíno, aunque su cláusula de rescisión son de 22 millones de euros, una cantidad mayor a la de los demás y que quizás no es tan asequible para el Athletic, pero siendo de una joven promesa y en los tiempos que corren es una ganga para cualquier club con potencial económico.

Imagen de Moncayola controlando un balón.
Fuente: Marca

Por lo tanto, el que cualquier club acabe pagando la cláusula de rescisión dependerá del rendimiento durante esta temporada del jugador en cuestión, lo que si está claro es que se espera un mercado veraniego muy largo en las oficinas de El Sadar.

 

Daniel Arangay

 

Footer
Artículo anteriorJordi López y sus pupilos, ¿está siendo una temporada buena hasta ahora?
Artículo siguienteSan Mamesen Orroa coge fuerza
Me llamo Dani, tengo 19 años, estudio ADE en la universidad y soy entrenador de fútbol en el Navarro Villoslada.