La dolorosa derrota de Osasuna ante el Getafe ha dejado mella y eso sumado a los malos resultados fuera de casa y al mal juego del equipo dejan un claro señalado en el conjunto rojillo, Jagoba Arrasate. 

Falta de ambición 

Una de las cosas que se le puede echar en cara al entrenador vasco es su falta de ambición, ante el Getafe se vio un equipo conformista que al igual que en el partido frente al Levante el equipo fue desde el principio a sacar el empate y finalmente pasó lo que tenía que pasar. Es sin duda vergonzoso, que un entrenador de primera división planteé sus partidos de esta manera y jugando además contra un rival directo por la salvación y que está en la zona baja de la clasificación.

Asimismo, cuando mejor estaba el equipo y más estaba apretando al Getafe que era por el minuto 60-70, no tuvo la valentía de meter cambios para intensificar ese asedio sobre la portería rival y para seguir creando peligro y es que Jagoba está siendo criticado por el incomprensible momento de sus cambios, frente al Getafe realizó el primer cambio en el minuto 83, coincidiendo con el momento en el que más estaba apretando el Getafe por la victoria y ya habiendo pasado los minutos en los que mejor estaba el Osasuna.

Imagen de los jugadores de Osasuna tras el gol del Getafe.
Fuente: LaLiga

La forma de jugar

A cualquier equipo le gusta jugar bien al fútbol, y ante el Getafe con el once con el que salió Osasuna, se tenía que haber jugado mucho mejor de lo que se hizo. Parecía como que Jagoba les había mandado a los jugadores no jugar bien, jugar a defenderse y contagiarse de la forma de jugar del equipo rival, sin duda un grave error. La forma de jugar está siendo un quebradero de cabeza para Osasuna, que lleva mucho sin ganar fuera de casa y Jagoba siempre saca 5 defensas y 2 delanteros, a pesar de que ya se ha visto que no funciona, por temor a encajar un gol, coincidiendo así con lo anteriormente mencionado de la falta de ambición.

Pocos jugadores están aportando lo que realmente necesita el equipo y ante el Getafe se podría mencionar únicamente a Unai García y Kike Barja, que es el único jugador que intenta algo diferente, que encara, da profundidad y agita el ataque de Osasuna. Lucas Torró y Moncayola, a pesar de que no jugaron nada bien el pasado domingo, son los que más hacen jugar al equipo en el centro del campo. Aún así faltan cosas arriba, sigue faltando un mediocentro ofensivo y hace falta un Chimy que corra a los espacios, que haga pasar un mal momento a la defensa rival y que eche al equipo para arriba.

Imagen del Chimy Ávila lamentándose por una ocasión errada.
Fuente: Twitter de Osasuna

Una forma de jugar que está decepcionando y cabreando a algunos aficionados rojillos que empiezan a creer que el crédito de Jagoba Arrasate en el banquillo está llegando a su fin.

Juego aéreo 

Los goles en contra tras una jugada a balón parado o un centro siguen siendo la tónica del equipo durante toda la temporada, ya son 7 los goles encajados a balón parado o tras un centro, el último de ellos ante el Getafe que aunque no estaba el talismán de la defensa rojilla, David García, eso no es excusa y deja en evidencia la falta de acierto a la hora de defender los centros. Estos goles encajados se deben a la falta de contundencia atrás y a la mala distribución de los defensas en el área, por lo que Jagoba tendrá que trabajar este tipo de acciones si quiere que el empate a 0 se mantenga hasta el final del partido en el marcador.

Imagen de la jugada del gol del Getafe.
Fuente: Twitter de Jorge Gómez

Imagen para la polémica 

El encuentro del pasado domingo rondaba el minuto 89 y la cámara captó una imagen que ha hecho enfadar a la afición de Osasuna y es que con 0-0 en el marcador, con el Getafe asediando a Osasuna y el conjunto navarro cuajando un mal partido, se pudo ver como los jugadores en el banquillo estaban riéndose y haciendo bromas, es algo que no sienta bien ni al equipo que está en el terreno de juego, ni a la afición y Jagoba debe controlar estas actitudes.

Imagen del banquillo de Osasuna riéndose.
Fuente: Twitter Getafe Vs Osasuna

Conclusión

No ha sido ni mucho menos la mejor manera de terminar el año, al equipo le faltan cosas y los equipos de abajo están recortando el colchón de puntos que Osasuna logró con la racha de victorias fuera de casa. Aún así hay que ser positivos, toca descansar, recapacitar durante estas vacaciones navideñas, buscar alguna oportunidad interesante en el mercado invernal y volver más fuertes de lo que nos vamos.

Daniel Arangay Martínez 

 

Footer
Artículo anteriorSevilla-Barcelona: duelo por la Champions
Artículo siguienteLuis Suárez explotó… ¿contra Simeone?
Me llamo Dani, tengo 19 años, estudio ADE en la universidad y soy entrenador de fútbol en el Navarro Villoslada.