En estos primeros partidos de Liga estamos siendo partícipes de un Osasuna diferente, del que no estábamos acostumbrados. Y es que Osasuna ha pasado de ser dominado a ser el dominador.

Un fútbol más moderno

En estos primeros partidos de Liga, Osasuna ha tenido más la posesión que su rival, algo que para cualquier aficionado de otro de equipo no le parecería inusual,  pero viniendo de Osasuna si que es sorprendente. Y es Osasuna ha sido por naturaleza, un equipo luchador,  que iba al choque, que mayoritariamente ha vivido de las segundas jugadas y que no se preocupaba en jugar bien.

Pero, Jagoba Arrasate ha cambiado radicalmente la filosofía de Osasuna y ahora Osasuna es un equipo dominador, en vez de dominado. Es un equipo que se preocupa por jugar bien, que le interesa jugar bien y es sobre lo que construye las bases para ganar los partidos. Una de las claves del este cambio es el cambio de dibujo de Jagoba Arrasate, ha pasado de jugar con un 4-4-2 a jugar con un 4-1-4-1, en el que Torró hace de mediocentro defensivo y que además hace de timón del equipo,  mientras que los dos mediocentros y los dos extremos aportan presencia en el mediocampo y es la fórmula que quieres seguir Jagoba para ganar la batalla en el mediocampo al resto de entrenadores.

Imagen de la plantilla de Osasuna está temporada.
Fuente: Blogspot

Una idea que venía de antes 

La nueva forma de jugar que se ha acentuado definitivamente esta temporada en Osasuna, venía de antes, y es que Jagoba Arrasate quería desde la temporada pasada hacer un Osasuna que tratase más y mejor el balón y a final de la temporada pasada, Jagoba Arrasate comenzó a usar el sistema de juego mencionado anteriormente y a ser el equipo que es hoy en día, sobretodo tras la mala racha que le llevó a Osasuna a ser penúltimo en la clasificación de la categoría.

Imagen de Osasuna de la pasada temporada.
Fuente: Atlético de Madrid
Footer
Artículo anteriorTrigueros: «La victoria del Young Boys ha puesto las cosas más complicadas»
Artículo siguienteCelta 1-2 Cádiz: Noche teñida de amarillo
Me llamo Dani, tengo 19 años, estudio ADE en la universidad y soy entrenador de fútbol en el Navarro Villoslada.