La dura derrota de Osasuna ante el Athletic está produciendo cada vez más dudas en los aficionados rojillos que ven como el equipo rojillo acaba la jornada a 6 puntos del descenso. Un encuentro que dejó en claro el desorden táctico que sufre el club y la impotencia que existe por la situación adversa actual.

Gran desorden defensivo 

El fútbol, un deporte que está constantemente evolucionando, los equipos se adaptan y la lucha táctica entre entrenadores al comienzo de los partidos va a ser clave para el devenir del mismo. En la actualidad los equipos tratan de jugar más por las bandas ante la imposibilidad de jugar por dentro, tratan de realizar cambios de orientación para desordenar a un equipo rival muy cerrado, que tapa los espacios por dentro.

Osasuna ante el Athletic hizo tácticamente lo contrario a lo mencionado, se vio un equipo que no se sentía cómodo con el 5-3-2 planteado, que no sabía como posicionarse, con un mediocampo de 3 jugadores en el que estaba el pivote que era Lucas Torró y un poco más adelantado Moncayola que actuaba en algunas acciones como extremo y al defender tenía que rápidamente cerrarse y Rubén García que a pesar de ser un extremo o un mediocentro ofensivo jugó como mediocentro, teniendo que adaptarse y defender, algo que no se le dio bien.

Imagen del gol anulado de Iñaki Williams en el que deja en evidencia el orden táctico de Osasuna para cerrar espacios por dentro.
Fuente: Marca

La línea de 5 defensas no tuvo éxito, el Athletic consiguió filtrar balones y desquebrajar la línea defensiva tan cerrada que planteaba Osasuna, en gran parte por la superioridad de los leones en el mediocampo, que debía ser uno de los defensas rojillos quien saliese a ayudar en el mediocampo y ahí es donde se producía el espacio.

Todo ello produjo que se creasen espacios por dentro y el Athletic pudiese elaborar en 3/4 con facilidad, una decisión táctica con la que el entrenador del Athletic le ganó la partida al de Osasuna y fue el mayor motivo de la derrota rojilla además del buen estado de forma de Oihan Sancet quien logró un Hat-trick.

Impotencia

El equipo atraviesa un tramo complicado en la temporada, ya son 10 las jornadas sin conocer la victoria, el equipo no despliega un buen juego y en El Sadar que no es el característico de Osasuna, de un equipo con garra, lucha y alma. Y es que a pesar de que el equipo quiere y trabaja, los resultados no llegan, un claro ejemplo de esta impotencia fue la grotesca entrada del Chimy que con el partido ya perdido, se le «fue la pinza» e hizo una entrada muy fea, ejemplo de la impotencia que siente el argentino y el equipo por la situación.

La entrada del Chimy, reflejo de la impotencia del equipo por la mala situación.
Fuente: Eldesmarque.com

Conclusión

Es momento de apoyar más que nunca al equipo, de corregir los fallos tácticos y es que, a pesar de la dura derrota ante el conjunto bilbaino el equipo debe seguir adelante ya que Osasuna se juega el pase a octavos en Copa del Rey ante el Girona, una competición que puede ser una bombona de oxígeno para el equipo.

Daniel Arangay Martínez 
Footer
Artículo anteriorAlcoyano 1-3 Real Madrid: Ancelotti no quiso segundo plato
Artículo siguienteRubén Neves, en la órbita del Manchester United
Me llamo Dani, tengo 19 años, estudio ADE en la universidad y soy un apasionado del futbol, en concreto, de Osasuna.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí