Quién iba a decir que la llegada de un entrenador iba a hacer despertar y rugir a un club que había vivido años muy difíciles en los que incluso se llegó a hablar de su desaparición. Hoy en día Osasuna vive tiempos más tranquilos y gran parte de culpa la tiene Jagoba Arrasate. 

El resurgir de toda una ciudad 

Un 20 de junio de 2018 llegaba Jagoba Arrasate a la capital navarra, un entrenador que junto a su cuerpo técnico había realizado una temporada excepcional con el Numancia con el que estuvieron cerca de ascender. Osasuna decidió depositar su confianza en el técnico de Berriatua para volver a ser un equipo reconocible tras muchos años de tristezas, decepciones y desilusión. En la rueda de prensa de su presentación, Jagoba dejó una premisa clara y ella era la de recuperar la ilusión de la afición y la conexión con El Sadar para así hacer un equipo ganador.

Cuatro temporadas increíbles

Comenzaba la temporada para Osasuna en Segunda división y lo cierto es que las cosas comenzaron mal, el equipo no acababa de arrancar y los rojillos tocaron fondo tras la derrota ante el Gimnàstic de Tarragona. Dicha derrota supuso al mismo tiempo un punto de inflexión ya que el equipo comenzó a remar al compás y junto a las incorporaciones en el mercado invernal fueron ganando partidos ante rivales directos por el ascenso a Primera División como fueron el del Málaga, Albacete o Granada. La temporada culminó con un ascenso histórico como líder de la categoría y con récord histórico de puntos del club en una temporada (87 puntos).

Arrancaría una temporada que a priori y como recién ascendido iba a ser complicada, pero no lo fue así. Jagoba logró crear un gran equipo, ganando su primer partido ante el Leganés y manteniendo al equipo siempre en la mitad y mitad-alta de la tabla. Los rojillos finalizaron el campeonato en décima posición logrando la salvación matemática a falta de 3 jornadas.

En la tercera campaña como entrenador del conjunto navarro, Jagoba Arrasate vivió uno de sus momentos más complicados como técnico. Las jornadas iban pasando y no lograba dar con la tecla, el equipo no tenía suerte y en la jornada decimotercera Osasuna llegó a ir colista. El club confió en el de Berriatua para darle la vuelta a la situación, el equipo mejoró en todas las facetas del juego y los rojillos finalizaron la temporada en undécima posición.

Imagen de Jagoba Arrasate en in encuentro con Osasuna.
Fuente: Twitter de Osasuna

Una salvación holgada para asentarse en Primera

Esta última temporada ha sido mejor que la anterior. Comenzó muy bien la temporada llegando a ir el club en quinta posición, aunque tras la crisis del mes de noviembre, diciembre y principios de enero la continuidad, por parte de la afición rojilla, se vio cuestionada. Osasuna volvió a confiar en él y los rojillos finalizaron en décima posición para, prácticamente, asentarse en Primera división tras tres temporadas. Lo que es innegable, es que la trayectoria de Jagoba Arrasate en Osasuna es espectacular y que ha supuesto una autentica bendición para el club y la afición.

Footer
Artículo anteriorEl escudo conmemorativo al centenario del coliseo valencianista
Artículo siguiente¿Es Dzeko una opción real?
Me llamo Dani, tengo 19 años, estudio ADE en la universidad y soy entrenador de fútbol en el Navarro Villoslada.