Un 7 de junio de 2015 llegábamos a la última jornada de la Segunda División española. Una última jornada que iba a decidir quién descendía entre Racing y Osasuna, los rojillos se enfrentaban al Sabadell fuera de casa y el resto, ya es historia.

El milagro comenzó en Pamplona

A falta de dos jornadas Osasuna se encontraba en zona de descenso con 41 puntos al igual que el Racing que marcaba la salvación. Los rojillos recibían a Recreativo de Huelva, equipo que se jugaba la vida en ese partido ya que era el último cartucho que le quedaba para lograr la permanencia. La suerte le sonrió al cuadro navarro quienes vencieron a los andaluces por 2-0 en su feudo. Ello sumado a la derrota del Racing por 0-1 ante la Ponferradina, le dejaba a Osasuna a un punto de lograr la salvación a falta de una jornada.

Osasuna venció al Recreativo de Huelva por 2-0 para llegar con muchas opciones de salvarse en la última jornada.
Fuente: Los otros 18

Una salvación agónica

Los de Enrique Martín llegaban a Sabadell sabiendo que con el empate era suficiente y por si fuera más visitaban a un descendido. El dicho de Zabalza de «si nos relajamos somos muy malos» se hizo presente en el primer tiempo y es que los rojillos se fueron al descanso con 2-0 abajo en el marcador. Un palo muy duro para los jugadores y aficionados que ya veían como el Racing hacía sus deberes ante el Albacete y a Osasuna le podía caer una goleada.

Cuando todo parecía perdido, Osasuna sacó su casta y su garra para ponerse en el 76′ a un gol de la salvación gracias al gol de cabeza de David García y ya con el tiempo consumido, el el minuto 91, Javier Flaño llegaba al primer palo para rematar de cabeza un corner botado por Alex Berenguer y volver loca a toda una afición y a toda una ciudad porque Osasuna se había salvado de la desaparición en el último minuto del último partido.

Imagen de Enrique Martín celebrando con euforia el gol de Javier Flaño en Sabadell.
Fuente: Diario de Navarra

Tiempos mejores llegan a El Sadar

El partido ante el Sabadell fue un momento que todos los rojillos recordarán con mucha angustia y es que no fue fácil para los aficionados llevar emocionalmente ese partido, se vivieron muchos momentos de tristeza, angustia, nervios, amargura, fue un momento en el que todos veían que su equipo del alma iba a morir y de repente en el último minuto, Osasuna volvió a la vida. 7 años más tarde el conjunto navarro ha vivido 2 ascensos a Primera división y un descenso en la temporada 2017/18. Ahora mismo parece que se ha asentado por fin en la Primera división del fútbol español y con un estadio nuevo que ha sido nombrado el mejor estadio del mundo en 2021, por lo que podemos decir que después de aquella tormenta, Osasuna vive tiempos mejores y además de manera merecida.

Link del documental de la salvación de Osasuna: https://youtu.be/jWoajDBXrEE

Daniel Arangay Martínez
Footer
Artículo anteriorEl Alevín granadino cae en cuartos de LaLiga Promises realizando un campeonato de ensueño
Artículo siguienteOFICIAL: Xeber Alkain firma con el Glorioso
Me llamo Dani, tengo 19 años, estudio ADE en la universidad y soy entrenador de fútbol en el Navarro Villoslada.