Hace casi dos años, en el Camp Nou, Dani Rodríguez se fracturaba un testículo. La decisión que tomó de no operarse conllevaba el riesgo de perderlo, pero finalmente, salió todo bien.

Contexto

Hace casi dos años, un frío 7 de diciembre de 2019, Dani Rodríguez estuvo cerca de perder un testículo. El Mallorca visitaba el Camp Nou, y en una jugada desafortunada al final de la primera parte, el jugador coruñés se fracturaba un testículo. Dani acabó jugando los 90 minutos, pese a que le aconsejaron el cambio. Él siguió jugando ya que en ese momento no sentía prácticamente el dolor. El partido acabó 5 a 2 en contra del Mallorca, partido que será recordado por el gol de Luis Suarez, tras levantar el balón de espaldas de un taconazo, tanto que será difícil olvidar.

Riesgos

La semana siguiente el Mallorca tenía que viajar a Galicia para enfrentarse al Celta, por lo tanto, Dani Rodríguez tenía tiempo suficiente para pensar si operarse o no, pero finalmente decidió no hacerlo. El riesgo estaba presente, el coruñés podía perder el testículo tras decidir no operarse, pero, por suerte, no tuvo problemas. El fin de semana siguiente pudo jugar. El jugador declaraba en la SER entre risas «Yo el trabajo lo tengo hecho, tengo tres hijos, pero había riesgo de perder el testículo». Anécdota que sin duda ahora puede contar entre risas pero que en su tiempo tuvo su riesgo, aunque bueno, el trabajo ya estaba hecho…

 

 

 

Dani Rodríguez peleando un balón. Fuente: La Voz de Asturias
Footer
Artículo anteriorJaume Costa desvela los motivos de su salida del Villarreal
Artículo siguienteGranada-Real Sociedad: 3 puntos que saben a gloria
Tengo 19 años y vivo por y para el fútbol. Estudiante de Periodismo. Actualmente soy el corresponsal del Andorra FC

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí