Un Girona muy competitivo. En la última jornada, el viernes 26 de agosto, el Girona de Míchel Sánchez hizo un gran partido a pesar de la derrota en Montilivi.

Fuente:sport
Fuente:sport (Míchel entrenador del Girona)

Míchel dijo antes del partido que la clave para poder competir ante el Celta de Vigo, estaba en la presión. Así fue, en la primera parte el Girona tuvo el control del balón y puso en dudas al Celta, a pesar de un error que casi le pone en apuros al guardameta del Girona, Juan Carlos que sacó un balón milagroso en la línea tras un error en la defensa gironina. 

Míchel Sánchez es un entrenador muy táctico, lo ha demostrado cuando estaba en la Sociedad Deportiva Huesca donde fortaleció a un equipo que le faltaba mejorar y desde su llegada a Girona la afición le quiere y no es para menos tras un ascenso glorioso para un Girona que en los últimos años se quedaba sin su ascenso a primera división.

Este año es muy importante para que el Girona haga un esfuerzo para mantenerse en la liga Santander. Ha costado unos años volver ha ver al Girona en primera y Míchel tiene como objetivo para este año: dejar al Girona en primera división.

Los aficionados están muy ilusionados por ver a su equipo este año y los jugadores piden que el estadio de Montilivi se llene cada partido para apoyar desde siempre al equipo de la ciudad, una ciudad que nunca se rinde.

Footer
Artículo anteriorEl dorsal de Gavi
Artículo siguienteÚltima Hora mercado-fichajes: Aubameyang aterriza en Londres, Bellerín elige el Barça e Ilaix llega a Mestalla