El Real Betis cumple hoy 115 años desde su fundación. Han sido años de logros, victorias y trofeos, pero también ha estado plagado de decepciones y descensos. Hacemos un repaso a la historia del club verdiblanco.

La fundación y sus primeros años

Tras la fundación del primer club andaluz, el Huelva Recreation Club, un grupo de jóvenes estudiantes de la Academia Politécnica de Sevilla empezaron a juntarse para jugar al entonces poco conocido deporte. Aunque no se formalizó oficialmente la situación del equipo hasta primavera de 1908, los primeros pasos se dieron en 1907, y fue tomada como fecha de la fundación.

Entonces, el fútbol era un deporte que solo se practicaba en Inglaterra, por lo que se conocía al deporte por su nombre inglés, »Foot-ball.» Fue entonces, cuando el club verdiblanco se puso en contacto con Mariano de Cavia, un periodista y académico de la lengua española. Le preguntaron que cuál sería la traducción más adecuada para Football, y el periodista respondió que lo más parecido sería Balompié. Es así como poco tiempo después, nació el España Balompié.

El uniforme sería una camiseta celeste con un pantalón blanco, constituido así por el primer presidente de la historia del club, Alfonso del Castillo Ochoa.

La plantilla del Betis en 1909. Fuente: Vavel.

Durante estos años se produjeron discusiones sobre el nombre del club, en su fundación se llamó España Balompié. Al año siguiente, se le cambió el nombre a Sevilla Balompié. Finalmente, junto a un nuevo uniforme verdiblanco que se asemejaba al color de la bandera andaluza, se quedó con el nombre de Betis Balompié.

Durante esta década, se le conoció popularmente como el Balompié, y junto al Recreativo de Huelva se volvió de los clubes más importantes de Andalucía. Incluso ambos clubes fueron invitados a un torneo a nivel nacional, pero los problemas económicos del Balompié le impidieron participar.

También hay que destacar que aquí nació la famosa rivalidad entre béticos y sevillistas. Tras varios encuentros amistosos, poco a poco esta rivalidad se dio a conocer por la región y se volvió famosa en el sur español.

Tras el resurgimiento de la entidad en un periodo de crisis económica, a manos de Alfonso XIII (rey de España en aquel entonces), recibió el título de Real. Fue así, como definitivamente el club se quedaría con el nombre de Real Betis Balompié.

La edad de oro

En la década de los años 30′, el Betis vivió su etapa de esplendor en el fútbol español. En 1931′ llegaron a su primera final de copa, tras eliminar a 3 previos campeones (Donostia FC, Madrid FC y al Arenas de Getxo) pero perdió en la final 3-1 frente al Athletic Club.

A pesar de la derrota, el club se volvió el máximo referente andaluz, y poco después ascendió a primera división. Tras el ascenso del Betis, empezó a armar una plantilla para pelear por el campeonato nacional. Fue así, como el 28 de abril de 1934, tras ganar 0-5 al Racing de Santander, el Betis consiguió el mayor logro de la historia del club, ser campeón de Primera División.

LA plantilla y la directiva del Betis con el trofeo. Fuente: ABC de Sevilla

La gran etapa del club verdiblanco acabó por culpa de la Guerra Civil, que dejó sin efectivos al equipo sevillano. La falta de jugadores y una terrible administración provocaron que el Betis volviese a bajar a Segunda División en la temporada 39-40. Volvieron a la máxima categoría en el 43′, pero volvieron a bajar ese mismo año, y no retornaron a la élite del fútbol español hasta 15 años después.

¡Viva er Beti manque pierda! y el CurroBetis

La famosa expresión ¡Viva er Beti manque pierda! significaba que la afición del club heliopolitano siempre iba a estar apoyando al club a pesar de un resultado positivo o negativo. En ese momento el Betis estaba en Tercera División, pero la afición los espoleó hasta subir a Segunda. Gracias a la famosa expresión, gran parte de España empezó a simpatizar con el Real Betis, simpatía que dura hasta el día de hoy. Incluso se le empezó a conocer como el »equipo del pueblo» debido a que era famoso entre la clase obrera andaluza.

4 años después del ascenso a Segunda División, los béticos volvieron a primera y la expresión »manque pierda» cayó en desuso tras los éxitos del club verdiblanco. Pero aún no os he explicado que significa el CurroBetis.

Durante la década de los 60′, había un famoso torero, llamado Curro Romero que poseía un gran talento. Tenía un gran número de récords y logros, pero al igual que una tarde demostraba ser de los mejores de España, otra tarde fracasaba inesperadamente. Esto encajaba bastante bien con un Real Betis, que cuando ascendía o ganaba al Sevilla, volvía a descender otra vez más, siendo conocido a modo de mofa como el ascensor.

Imagen de Curro Romero. Fuente: El País.

La Copa del Rey y la era Lopera

El 25 de junio de 1977, el Real Betis se proclamó campeón de la Copa del Rey por primera vez en su historia tras ganar al Athletic Club en penaltis. Tras descender inesperadamente en 1978, la década de los 80′ fue una gran etapa en la historia del club verdiblanco. Dos clasificaciones para la Copa UEFA, un subcampeonato en la Copa de la Liga y el mítico 12-1 de España a Malta en el Villamarín fueron algunos de los grandes momentos de la década.

El Betis entonces se volvía a encontrar en un periodo de crisis. Los aficionados verdiblancos empezaron a donar pequeñas cantidades para apoyar al club, llegando a 400 millones de pesetas. La cantidad necesaria para no descender administrativamente eran 680 millones de pesetas.

Entonces, llegó Manuel Ruíz de Lopera. El sevillano puso el dinero necesario para comprar el club, eludir el descenso a Segunda B y entrar en un plan de saneamiento económico para salvar al Betis. Todos recordamos el famoso discurso del polémico presidente »Estábamos en la UVI, nadie daba un duro por nosotros. Yo les entrego a ustedes un Betis libre, limpio, en primera, de ustedes, ¡viva el Betis

Tras el ascenso en 1994 en Burgos, el Real Betis quedó tercero, y al año que viene volvió a entrar en los cuatro primeros de la liga. Después de varios años de estabilidad, el Betis descendió en el 2000, pero volvió a vestirse de CurroBetis y quedó quinto rozando la Champions en su año de ascenso.

Para la Champions League tendría que esperar hasta 2005, cuándo el Betis hizo una de sus mejores campañas en la historia del club heliopolitano. Finalizó cuarto, clasificándose para la fase previa de la Champions League y ganó la copa frente al Osasuna por 2-1.

Los jugadores celebrando el título en 2005. Fuente: ABC de Sevilla.

Historia reciente del club

Después del abandono de Lopera en 2010 por la investigación judicial sobre su gestión del Betis, el Real Betis volvió a primera y se asentó desde 2011 hasta 2014. Incluyó una clasificación a Europa League en 2013, pero al siguiente año descendieron y fueron eliminados de la competición por el Sevilla.

Tras el retorno en 2015 a la máxima categoría empezó una de las mejores etapas del club. Ángel Haro García y José Miguel López Catalán tomaron posesión del club y tras un año de transición, el Betis volvería a Europa en 2017. El club no pudo pasar de dieciseisavos de final y acabó décimo en LaLiga.

Se destituyó a Setién, y llegó Rubi con dos ilusionantes fichajes, Borja Iglesias y Nabil Fekir. Solo fue un espejismo pues el equipo acabó quinceavo en la clasificación. Fue entonces que llegó Pellegrini.

El técnico chileno tenía un gran historial y no fue de menos en su primer año, acabando sexto y llevando al Betis a Europa tras cuatro años de sequía internacional. Al siguiente año, Pellegrini volvió a dejar al Betis en puestos de Europa League y tajo la Copa del Rey a Sevilla tras ganar en penaltis al Valencia.

Esta campaña el Real Betis aspira a todo y tiene una gran dinámica. ¿Podrán Pellegrini, Haro y los jugadores repetir el sueño de 2005? Tendremos que esperar a final de temporada para saber la respuesta.

Los jugadores celebrando el reciente título copero. Fuente: Marca.

José Ángel López Gómez.

 

 

 

 

 

Footer
Artículo anteriorLa primera prueba de fuego del nuevo F.C.Barcelona
Artículo siguiente¿Merece una oportunidad?
10 meses de experiencia escribiendo en Afición Deportiva, estudio actualmente. Desde pequeño me ha interesado la escritura, y considero esto una etapa para proseguir en mi desarrollo cultural, llegando a descubrir si quiero considerar esto como un hobbie, o una futura profesión.