Otra vez más la historia se repite, otra vez más el Bayern de Múnich ha sido el equipo encargado de evidenciar todos los problemas que tiene el Barcelona. La paliza del otro día en el Camp Nou resaltó todos los problemas que tiene actualmente el Barça, los cuales, por desgracia no son pocos.

Un pozo sin fondo

La temporada 2021/2022 parecía ser el punto de inflexión. La temporada donde los jóvenes tomarían el relevo de un club que pedía una renovación urgentemente. No obstante, las lesiones, el mal rendimiento y el caos que está habiendo en Can Barça, hace que no haya revolución posible.
La temporada pasada no fue buena en cuanto a resultados, no obstante, parecía que las cosas estaban cambiando. Los jóvenes como Pedri, Araujo, Mingueza o Dembélé estaban dejando grandes actuaciones, la actitud parecía que estaba cambiando y, más o menos, el Barça estaba siguiendo un rumbo claro para construir un nuevo proyecto.
Pese a eso, esta  temporada cualquier esperanza que podían tener los aficionados culés se ha desvanecido por completo, tras la derrota en Champions.

El FC Bayern Múnich celebrando el 0-1 frente al FC Barcelona. Fuente: FC Bayern Múnich

La última esperanza culé 

El partido de anteayer evidenció lo que todo el mundo lleva tiempo pidiendo, los jóvenes deben empezar a tomar protagonismo en el equipo. La entrada de Gabi, Demir, Mingueza y Baldé fue lo más destacado del partido, bajo mi punto de vista.
Por eso creo firmemente que estos jugadores deberían cobrar más protagonismo y así empezar a hacer el cambió de generación tan importante que he nombrado anteriormente.
Otra de las esperanzas que tiene el aficionado es la vuelta de Ansu Fati y Dembélé, dos jugadores que, pese a que todos sepamos la gran calidad que tienen, regresarán a los terrenos de juego con muchas dudas por culpa de las lesiones.

Pedri y De Jong defemdiendo a Mckennie en un partido de Champions. Fuente: Marca

Conclusiones y vistas al futuro

Las conclusiones que podemos sacar de este inicio de temporada no son lo que muchos podrían esperar. Los resultados no están siendo los esperados, hay tensión dentro del club, la situación económica es mala y poco a poco el aficionado está perdiendo la fe en su equipo. Por mucho que nos cueste debemos aceptar que el siglo de oro del Barça pasó y si queremos volver a la cima de Europa, debemos hacer borrón y cuenta nueva.
Por eso, creo que el Barça está llegando a un punto donde debe empezar a replantearse su situación y empezar a construir un proyecto desde cero.
Mirando al futuro, las vistas no son malas. Es decir, hay una gran cantidad de futbolistas jóvenes con mucho talento que están ansiosos por dejarse la piel sobre el campo y el Barça debería apostar por ellos si quiere sacar esta situación adelante.

La Masía, lugar donde residían los niños de la cantera blaugrana. Fuente: Culemania.com
Footer
Artículo anteriorUn inicio liguero que supera expectativas
Artículo siguienteAlavés-Osasuna: Objetivo el +3
Vinaixa, 18 años, estudiante de periodismo y amante del fútbol

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí