El Atlético de Madrid recupera a todos jugadores lesionados menos Trippier para enfrentarse al Osasuna.

Gracias parón de selecciones

El Atlético de Madrid ha sido beneficiado por el parón de selecciones a diferencia de otros equipos que han sido perjudicados. Empezaba el parón teniendo a tres lesionados que eran: Marcos Llorente, Thomas Lemar y Kieran Trippier, los cuales fueron claves para lograr el título de La Liga Santander la temporada pasada. Marcos Llorente se lesionó ante el F.C. Barcelona el día 2 de octubre y tras casi dos meses lesionado vuelve a entrenar con total normalidad con sus compañeros y el Cholo podrá contar con él para jugar ante el Osasuna. Thomas Lemar, el francés, tuvo que ser sustituido en el descanso el día 25 de octubre ante la Real Sociedad tras haber estado lesionado también al comienzo de la temporada, esta lesión le ha mantenido alejado de los terrenos de juego casi 3 semanas.

Marcos Llorente y Lemar abrazándose. Fuente: marca.com

El único que le falta

El carrilero derecho inglés, Kieran Trippier, fundamental en el equipo rojiblanco se lesionó ante el Valencia el día 7 de noviembre con una luxación de hombro, la lesión parecía que no iba a durar más de 1 o 2 semanas pero se han dado cuenta que tiene un esguince de grado III en ese mismo hombro y estará de baja hasta el final de 2021. Se perderá los partidos ante: Osasuna, Cádiz, Mallorca, Real Madrid, Sevilla y Granada en La Liga Santander y Milán y Oporto en la Champions League.

Kieran Trippier celebrando. Fuente: as.com

La mala racha 

En sus últimos 9 partidos el Atlético ha ganado solo 3 partidos, empatado 3 partidos y perdido 3 partidos. Además en esos 9 partidos ha encajado un total de 14 goles. Los seguidores atléticos esperan con la recuperación de Marcos Llorente y Thomas Lemar esperan reconducir el equipo en La Liga Santander y lograr clasificar a octavos de final en Champions League. Lo fundamental es dejar de encajar goles.

Footer
Artículo anterior¡Carboni carga contra la directiva!
Artículo siguienteJordi López y sus pupilos, ¿está siendo una temporada buena hasta ahora?
Vallisoletana, 17 años, fútbol como forma de vida. Trabajo, constancia y esfuerzo.