Con la derrota ante Japón que ha certificado esta tarde el equipo de Flick, a Alemania se le ha acabado el margen de error. Los germanos deberán ir con todo ante España si quieren mantener el sueño de levantar la copa en Qatar.

Todo perdido al final

El combinado nacional alemán encajaba una dura derrota ante la selección japonesa, mérito de unos grandes úlimos minutos de los nipones. Los teutones empezaron mucho mejor la primera mitad dominando en grandes tramos del partido. El equipo de Flick tuvo muchas oportunidades de gol. El 1-0 llegó antes del descanso con un penalti que provocó Raum y que se encargó de transformar Gündogan. Un gol anulado y muchas ocasiones al limbo fue lo que no le permitió a Alemania irse del partido con otro resultado distinto.

Gol de Gündogan que suponía el 1-0 en el marcador. Fuente: El Periódico

Flick no supo reaccionar

El técnico germano hizo un buen planteamiento en la primera mitad y de hecho, los germanos explotaron la banda de David Raum entrando en multitud de ocasiones por esa zona que Japón tenía desprotegida. Tras el descanso, Moriyasu introdujo a Tomiyasu por Kubo, cambio de cara a blindarse más atrás y de cara a reforzar el ataque sacó a jugar a Mitoma y a Asano. Esas modificaciones le permitieron cambiar el planteamiento cambiando así el rumbo del partido. El ex entrenador del Bayern no supo reaccionar hasta que ya el equipo iba por detrás en el marcador. Trataron de reaccionar en los últimos compases a la desesperada pero el gol no llegó.

Gol de Moan que puso las tablas en el marcador. Fuente: 20 Minutos

La defensa cuestionada

La zona defensiva está siendo el sector del campo más criticado del equipo teutón. En la primera mitad ya dejaron dudas a la hora de que los zagueros corrieran hacia atrás una vez adelantaban la línea defensiva para proponer esa defensa adelantada que tanto usa Flick. Japón creó algo de peligro en la primera mitad y en la segunda solo acabó de confirmar las dudas alemanas. Tanto en los goles de Moan como de Asano se vio falta de agresividad en los choques tanto de Süle como de Schlotterbeck.

Gol de Asano tra un blando Schlotterbeck a la hora de defender. Fuente: Onda Vasca

No todo fue negativo

A pesar del mal resultado, se pudieron resaltar cosas positivas del cuadro germano en el encuentro. La producción ofensiva durante 70 minutos de partido fue muy elevada. Musiala hizo buen partido y Gündogan ha llegado en multitud de ocasiones desde segunda línea. David Raum, especialmente en la primera mitad, fue el hombre más desequilibrante ofensivamente.

David Raum, uno de los más destacados en el ataque alemán, provocando el penalti. Fuente: EFE

El domingo una final

Tras esta derrota y tras el contundente 7-0 que le ha endosado España a la selección de Costa Rica, Alemania necesitará vencer a los de Luis Enrique el próximo domingo a las 20 horas si quieren seguir vivos en esta Copa del Mundo. Además, esperarán que Japón no gane a los «ticos» ya que eso complicaría más las cosas para un equipo que no quiere volver a caer en la misma fase que hace cuatro años en tierras rusas.

Biel Sevilla Serrano

 

Footer
Artículo anteriorGavi cumple un sueño
Artículo siguienteUruguay – Corea Del Sur: Primera batalla del Grupo H
Estudiante de Bachillerato. Muy amante del fútbol y del deporte en general. Redacto aquí sobre el Bayern y sobre ligas internacionales. Estoy en Instagram como @adn.bayern1900

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí