Richarlison se convierte en nuevo futbolista del Tottenham. Llega proveniente del Everton a cambio de 50 millones de libras más 10 millones en variables. El futbolista paulista completará la ofensiva de los Spurs.

Cifras del fichaje y rendimiento

Como ya bien he comentado, según diversas fuentes, se habla de un traspaso cerrado en 50 millones de libras y otras 10 millones de libras más en variables, en las que se incluirán variables de rendimiento (Goles, asistencias, partidos…) y variables colectivas, es decir, consecución de títulos.

Richarlison aterrizó en el Everton por 35 millones de libras. A pesar de haber sido el jugador más importante de los toffees durante los últimos años, los números del brasileño se quedan algo cortos.

Esta última temporada, desastrosa colectivamente para el conjunto ahora entrenado por Lampard, ha anotado 11 goles y ha repartido 5 asistencias, todo esto en 33 partidos jugados, números que se antojan algo cortos para el peso que tenía el futbolista sobre su equipo.

Durante toda su etapa en el Everton ha marcado 54 goles y 13 asistencias, repartidos en 156 partidos. Rendimiento de buen jugador, pero de, ni mucho menos, un goleador. Richarlison no es un goleador, no es un nueve, y no creo que sea la intención de Conte en su esquema.

Encaje en el sistema de Conte

El sistema de Conte es especial, por esos carrileros y por los movimientos en ataque. Richarlison viene a ser el faro que guíe el ataque del Tottenham, es decir, hablamos de un futbolista con unas condiciones y calidad excepcionales, pero no es un goleador. Su función va a ser generar jugadas para que otros finalicen, en este caso el Tottenham tiene a dos de los mejores finalizadores de toda Europa con Harry Kane y Son.

Realmente viene a competirle el puesto de Dejan Kulusevski, el cual cumple la misma función que se busca en Richarlison, pero siendo el paulista mejor futbolista a priori. Se va a crear una gran competencia por el puesto que puede dar a situaciones interesantes.

También como punto a favor del brasileño es su polivalencia, ya que a pesar de no ser un gran goleador está acostumbrado a moverse por todo el frente de ataque, incluida la posición de nueve. Su gran velocidad, pegada, manejo de ambas piernas, habilidad con el balón, visión de juego y, sobre todo, garra y coraje, lo hacen un jugador de muchos quilates y lo convierten en una incorporación top.

 

Footer
Artículo anteriorFortaleza EC 1-1 Estudiantes de La Plata: Empate que deja la eliminatoria abierta
Artículo siguienteOrlegi empieza a trabajar en el Sporting