En este mercado de verano, la dirección deportiva del Bayern ha trabajado de lo lindo teniendo uno de los mercados más movidos de lo últimos años. Así ha sido por tanto el verano del equipo muniqués.

Los nuevos en el Bayern, algunos de renombre

Si en algo se ha empleado a fondo la dirección deportiva presidida por Salihamidzic es en las nuevas incorporaciones. Tras la debacle en Champions la pasada temporada, en Baviera se sabía que se necesitaban refuerzos. La posición más necesitada del Bayern era el lateral derecho. Antes de la apertura de mercado, el club ya tenía acuerdo con Noussair Mazraoui que acababa contrato con el Ajax el 1 de julio y pudo venir gratis. Además de eso el equipo bávaro también pescó más en el conjunto holandés. En este caso tras varios días de negociación, el club incorporó a Ryan Gravenberch por 23 millones de euros.

Tras la marcha de Robert Lewandowski el club se puso a buscar gente para la delantera. El nombre que rápido sonó en la Säbener Strasse fue el de Sadio Mané. El Bayern fue a preguntar al Liverpool por él. El jugador quería marcharse y por lo tanto eso ayudó a las negociaciones entre ambos. Finalmente el senegalés aterrizó en Múnich por 41 millones convirtiendo su incorporación en una de las «gangas» del mercado. El último fichaje arriba que pudieron hacer los muniqueses fue el de Mathys Tel, un joven delantero de 17 años del Stade Rennais. Al confiarse en él para el futuro se pagaron unos 20 millones por el francés.

Mazraoui, Gravenberch y Mané, los tres primeros fichajes del Bayern este mercado. Fuente: fichajes.net

Otra posición frágil, más débil tras la marcha de Süle, era la de defensa. Buscando en el mercado se encontró a Matthijs de Ligt que quería salir de la Juventus. El club bávaro aprovechó para ir a por él y lo logró fichar por 70 millones fijos más 10 en variables completando el apartado de llegadas.

Matthijs De Ligt presentado con el Bayern. Fuente: FC Bayern

Las marchas, algunas de vital importancia

En cuanto al apartado de las bajas hay que destacar algunas muy importantes. El primero que ya se marchó fue Niklas Süle. El central alemán se marchó al Borussia Dortmund gratis tras acabar contrato con los muniqueses.

La marcha más sensible de todas fue la de Robert Lewandowski rumbo al Barcelona. Todo y que no se marchó de la mejor forma dejó en las arcas del club 45 millones de euros más otros cinco en variables.

Robert Lewandowski presentado con el Barcelona. Fuente: Sport

Además hubieron más salidas como la salida de Marc Roca al Leeds por 12 millones, la de Chris Richards al Crystal Palace por la misma cantidad de dinero o la de Omar Richards por 8.5 millones al reforzado Nottingham Forest.

Cerraron el apartado de salidas las ventas de Nianzou al Sevilla por 16 millones y la marcha de Zirkzee al Bolonia por otros 8.5 «kilos». Gracias a todas estas ventas el Bayern pudo ingresar 100 millones en ventas por primera vez en muchos años.

Tanguy Nianzou presentado con el Sevilla. Fuente: Goal.com

Biel Sevilla Serrano 

Footer
Artículo anteriorEn busca del tercero consecutivo
Artículo siguienteLa plantilla del Rayo Vallecano 2022/23
Estudiante de Bachillerato. Muy amante del Bayern y del fútbol internacional. Redacto aquí sobre el Bayern y sobre ligas internacionales. Estoy en Instagram como @adn.bayern1900