A lo largo de la historia futbolística muchos jugadores han sido reconocidos e incluidos en el salón de la fama del fútbol. No obstante, hay un pequeño grupo de  jugadores, los cuales, acapararon la atención del público por sus excentricidades, sus patadas o sus infinitos escándalos extradeportivos. Este reducido y selecto grupo es conocido como los Bad Boys.

El bulldog, José Luis Chilavert

Si hay algún portero con las características perfectas para cubrir la portería de un equipo como este, es, sin duda, José Luis Chilavert. El Paraguayo, leyenda de Vélez, no solo es recordado por su gran rendimiento como guardameta, sino que, sus escupitajos, puñetazos y salidas de tono le convirtieron en la leyenda que es hoy en día. Jugadores como Roberto Carlos o Marcelo Gallardo sufrieron la furia del guerrero Guaraní en sus propias carnes. El lateral Brasileño estaba haciendo una entrevista a pie de campo cuando de repente notó como un escupitajo de Chilavert le impactaba en la cara, por otro lado, Gallardo, actual técnico de River, vio como el portero se le echaba encima con las manos alrededor del cuello. Posteriormente, el guardameta confesó en una entrevista que ese día hubiera estrangulado a Gallardo

Chilavert celebrando un gol. Fuente: Cope

Pepe, la agresividad portuguesa

El primer central de esta defensa es Pepe, un jugador que a sus 38 años sigue demostrando ser uno de los centrales más contundentes de Europa. No obstante, el zaguero Portugués no entra al equipo por eso, ya que, si por algo es conocido Pepe es por su facilidad para alzar tibias a diestro y siniestro. Además, ¿Quién no se acuerda de la famosa «paliza» que el central del Madrid le pego a Casquero delante de todo el Bernabéu, para, posteriormente, endosarle un puñetazo a Alvín? Tras esa fatídica agresión le cayeron, ni más ni menos, que 10 partidos, una hazaña, que, sin lugar a dudas le da méritos para entrar en este once.

Pepe celebrando un gol . Fuente: Besoccer

El carnicero, Vinnie Jones

Si hay algún nombre que se nos viene a la cabeza cuando nos hablan de agresividad ese es Vinnie Jones. El británico que jugaba de centrocampista defensivo será el segundo zaguero del equipo, ya que, las tareas básicas  de central las cumplía a la perfección.
Vinnie Jones es recordado por muchísimas cosas y ya os avanzo que ninguna está relacionada con el balón. Jones se empezó a ganar la fama de Bad Boy tras retirar a Gary Stevens de una patada criminal, también es recordada la pesadilla que le hizo vivir a un joven Gascoine, el cual, tuvo que soportar escupitajos, patadas, pellizcos en las partes nobles y frases como estas: «Me llamo Vinnie Jones, soy gitano, gano mucho dinero. Te voy a arrancar la oreja con los dientes y la voy a escupir al césped. ¡Estás solo, gordo!».
Tras concluir su carrera, la cual, se destaca su etapa en el Wimbeldon de la «Crazy Gang», Vinnie ha hecho carrera en Hollywood, llegando a participar en más de 50 películas.

Vinnie Jones en su encontronazo con Gascoine. Fuente: Scoopnest

Marco Materazzi, un matón apodado Matrix.

Marco Materazzi jamás ha destacado por sus malas actuaciones fuera del campo, es más, por muchos es dicho que era una persona ejemplar. No obstante, no debemos olvidar que este equipo también está compuesto de auténticos «carniceros».
El último central de nuestra defensa se caracterizaba por ser un loco dentro del terreno de juego. Sus patadas y sus insultos estuvieron aterrorizando a toda Italia y a media Europa durante más de 20 años. A Marco le daba completamente igual si te llamabas Ibrahimovic, Shevchenko o Beckham, le daba igual si era un partido de Serie A, de Champions o internacional, si te tenía que destrozar lo hacía.
Además, él junto a Zidane nos dejó una de las imágenes más icónicas de la historia del fútbol, cuando el francés le propició al Italiano un cabezazo en la final del mundial después que este último hubiera hecho una fea referencia sobre la hermana de «Zizou».

Materazzi y Zidane en su famosa escena del cabezazo. Fuente: Goal

Roy «el rompepiernas» Keane

El primer centrocampista del equipo es, sin duda, uno de mis jugadores fetiche. El histórico capitán del Manchester United era muy duro, tanto dentro como fuera del campo y tanto con los rivales como con sus compañeros. Sin lugar a dudas la leyenda del United es un Bad Boy de manual y hay decenas de anécdotas que lo confirman.
Roy, destacaba por su temperamento y su agresividad, una muestra de esto fue la entrada criminal que le proporcionó al padre de Haaland y según se dice lo lesionó de por vida. También, podríamos destacar su tensa rivalidad con Vieira, capitán y líder del Arsenal de los invencibles, con el que no solo se pegó dentro del campo, sino que, también lo hicieron en en el túnel de vestuarios. Otras anécdotas destacables de Keane son su agresión a Heinze, el cual, perdió el conocimiento durante un buen rato o su trifulca con el seleccionador Irlandés Mick McCarthy, al cual, tras una discusión por unas declaraciones del jugador, Roy Keane le dijo: «Mick, eres un p**o gili****s y puedes meterte tu copa del mundo por el c**o. No me gustas como entrenador, no me gustabas como jugador y no me gustas como persona». Tras esto Roy Keane abandonó la Selección e Irlanda se dividió en dos bandos. A día de hoy, pese a estar retirado el Irlandés sigue dejando perlitas y criticando a todo ser vivo que se dedique a jugar al fútbol en Inglaterra.

Roy Keane capitaneando al Manchester United. Fuente: Goal

Punk Boy Barton

El segundo integrante del centro del campo es otro inglés, el cual, nunca tuvo problema para hacer el trabajo sucio. Pese a eso, Joey, no solo entra en el equipo por esto, sino que, las mil y una polémicas que ha tenido fuera del terreno de juego le han dado una fama, muy mala a ojos de la gente, pero que le sirve para entrar en el once.
Para entender la historia del «Punk Boy» nos tenemos que remontar a su infancia, ya que, el pequeño Joey creció en uno de los peores barrios de Liverpool, hecho que le marcó y definió su carácter de por vida. Joey, siempre ha reconocido que el fútbol lo salvó, ya que, gracias a esto pudo salir del barrio, no obstante, el barrio nunca salió de él.
Sus adicciones (alcohol y apuestas), su mal temperamento y su mala cabeza le privaron de una gran carrera, ya que, no ha habido un solo club en el que ha jugado que no acabará mal con el jugador. En el Manchester City le echaron por agredir a un compañero, En Newcastle llegó a entrar a la cárcel por una pelea, no obstante, le echaron por unos tweets en contra de la directiva y en los Rangers le sancionaron más de un año por hacer más de 1000 apuestas deportivas, echo que le acabó retirando definitivamente.
Pese a eso, Joey no se rindió. Tras este fatídico acontecimiento el «Punk Boy» se reinsertó en la sociedad, empezó a estudiar y recondujo una vida que parecía estar al borde del abismo.

Joey Barton siendo sujetado en una pelea con el QPR. Fuente: El Sillón del Futbolero

Dennis Wise, pequeño pero matón 

Como tercer mediocampista del equipo, más escorado en banda, encontramos a Dennis Wise, el histórico jugador del Wimbeldon y Chelsea, el cual, se ha convertido en todo un icono de estas dos entidades. Dennis Wise saltó a la escena profesional del fútbol en el, anteriormente mencionado, Wimbeldon de la «Crazy Gang». Allí, el bueno de Dennis se hizo amigo de un tal Vinnie Jones, con el cual aterrorizaban a los rivales por sus patadas y a sus compañeros por sus bromas pesadas. Tras esta primera etapa en Wimbeldon, Dennis puso rumbo a Stamford Bridge donde se convertiría en el capitán más laureado de la historia del Chelsea hasta la llegada de John Terry.
Dennis Wise destacaba por tener muchísima calidad, no obstante, era un currante y como no, no dudaba ni un segundo en dar patadas, escupir, pellizcar o morder al rival, sino que se lo pregunten a Marcelino Elena.
Anécdotas de Wise hay decenas, y todas refuerzan su inclusión en este once. Fue condenado a tres meses de cárcel por una pelea con un taxista, fue expulsado del Leicester por romperle la nariz a un compañero tras una partida de cartas, además es recordado por sus innumerables actuaciones en tanganas, una vez, Sir Alex Ferguson le definió a la perfección: «Dennis Wise sería capaz de montar una tangana en una casa vacía»

Dennis Wise capitaneando al Chelsea. Fuente:Futbolvintage

George Best, el quinto Beatle 

«Si hubiera nacido feo, jamás hubierais oído hablar de Pelé«. Esta es una de las frases más célebres de George Best, una de las primeras «superestrellas del rock» en el mundo del fútbol. El Norte irlandés, no tan solo llegó a ser el mejor jugador del mundo, sino que, su excéntrica y alocada vida le llevaron a convertirse en una especie de superestrella que iba mucho más allá del mundo del fútbol. No obstante, antes de empezar a repasar los puntos por los que se le ha incluido aquí, me gustaría poner a todo el mundo, que no conozca a George Best, en situación. Este futbolista llegó al Manchester United con tan solo 17 años, a partir de este momento George se convirtió en uno de los mejores futbolistas de la historia del club, ya que, su gran rendimiento fue clave para conseguir la primera copa de Europa en la historia de los Red Devils. Su gol en la final y su magnífica temporada le valió para ganar el balón de oro con nada más ni nada menos que 22 años.
Pese a que, oficialmente, Best se retiró del fútbol en 1984, se podría decir que lo hizo 10 años antes, concretamente, cuando abandonó el United. A partir de su marcha del club Inglés, George, empezó a recalar en equipos muy raros, llegando a jugar en Sudáfrica, Irlanda, Estados Unidos, Escocia o Australia.
Hasta ahora, no hemos visto ningún indicio que nos indique que Best sea un «Bad Boy», sin embargo, su adicción al alcohol, sus excentricidades, su aura de playboy y sus capítulos bochornosos nos dicen lo contrario. Además debemos destacar frases que han pasado a la historia del fútbol como por ejemplo: «Cada vez que entro en un sitio hay sesenta personas que quieren invitarme a beber, y yo no sé decir que no», «En 1969 dejé las mujeres y la bebida, pero fueron los peores veinte minutos de mi vida», «Tenía una casa en la costa, pero para ir a la playa había que pasar por delante de un bar. Nunca me bañé», «No es cierto que me haya acostado con seis Miss Mundo. Solo fueron tres».
Pese a toda esta vida de excesos, el final de George Best fue bastante triste. El jugador con muchísimos problemas de salud ingresó en el hospital, una vez allí, antes de fallecer convocó a los medios para decir sus últimas palabras: «No acabéis como yo«.

Best recibiendo el Balón de Oro. Fuente: Panenka

The King, Eric Cantona.

El jugador que modernizó el fútbol Inglés se llamaba Eric Cantona, es francés y un tipo duro de roer, el cual, con los años se convertiría en un «Bad Boy» de manual y en un icono en todo el mundo.
Cantona llegó a la Premier en 1991 tras volver de un retiro esporádico a los 25 años, esa temporada jugaría en Leeds United. Allí ganaría la última liga conocida como la «First División» y ese mismo año, pese a no ser indiscutible en el Leeds, ficharía por el Manchester United de Sir Alex Ferguson, el fichaje fue muy polémico, ya que, Eric, llegaba al club tras toda una carrera de polémicas en Francia, no obstante, rápidamente callaría bocas ganando la primera Premier League de la historia.
A partir de este momento «The King» pareció centrarse y empezó a jugar a un nivel extraordinario, convirtiéndose así en la cara de la marca Nike y de la Premier League. Además, fue el encargado de devolver al United a la cima del fútbol Inglés tras 27 oscuros años.
No obstante, en 1995, su pasado oscuro volvería y tras ser expulsado ante el Crystal Palace, Cantona escucho como un aficionado le insultaba y así fue como Eric Cantona nos dejó una de sus imágenes más icónica, la patada voladora que el aficionado acabó recibiendo. Tras este acontecimiento Cantona fue sancionado 9 meses pero volvió más fuerte que nunca. Finalmente, con tan solo 31 años abandonó el fútbol para siempre, alegando que siempre quiso dejarlo en el mejor momento de su carrera.

Cantona en el momento de su famosa patada. Fuente:Infobae

Super Mario Ballotelli, una estrella estrellada

De ser la mayor promesa en 2010 a perderle completamente el rumbo, esa es la historia de Mario Ballotelli el segundo delantero de este once.
Ballotelli empezó a saltar a la fama con el Inter de José Mourinho, equipo donde, pese a su juventud, tuvo grandes actuaciones. Fue campeón del triplete con el Inter y ganador del Golden Boy en 2010. Pese a eso, su mala relación con el entrenador hizo que abandonara Milán y pusiera rumbo al Manchester City. Allí dejó grandes actuaciones y ganó la primera liga de la historia del club. Pese a eso, como la otra vez, sus salidas de tono, polémicas y, sobre todo, su pela a golpes con el entrenador le obligaron a salir de allí. A partir de aquí empezaría un ir y venir de equipos donde Mario jamás ha acabado de encontrarse.
Pese a eso, sus locuras y mal carácter le han dado la oportunidad de entrar en este equipo.
Una de las anécdotas más recordadas es el incendio que provocó en su propia casa tras tirar fuegos artificiales, también es destacable que en su estancia en Manchester, para entretenerse, Mario decidió asistir a un entrenamiento del juvenil para tirarles dardos.
No obstante, no todo en la vida de Mario han sido locuras, tarjetas rojas y salidas de tono, detrás de este comportamiento rebelde hay una persona altruista, la cual, ha llegado a ayudar a mucha gente sin pedir nada a cambio.

Ballotelli luciendo la icónica camiseta de Why always me?. Fuente:Twitter

«Paolino» di Canio, la polémica en persona

Al contrario de Eric Cantona, jugador caracterizado por su marcada ideología de izquierda, el último delantero de este equipo de «Bad Boys», Paolo di Canio, jamás ha ocultado su afinidad con la ideología fascista.
Paolo nació en Roma y des de pequeño sintió afinidad por el azul celeste y el blanco de la Lazio. Ese niño fue creciendo y en 1989 cumplió su sueño de debutar en club de sus amores. No obstante, Paolo decidió dejar la capital y recalaría en equipos como el Milán o la Juventus de Turín o el Napoli. Pese a eso, sus mejores años, donde pudimos ver la gran técnica que tenía el Italiano los vimos en Inglaterra, sobre todo, en el Sheffield Wensday y en el West Ham.
Las razones por las que Paolo puede considerarse un Bad Boy, no se alejan de las del resto de sus compañeros, su temperamento y polémicas no siempre le jugaron una buena pasada. Uno de los episodios más polémicos del delantero fue las patadas y puñetazos que intentó soltar a los jugadores del Arsenal, cosa por lo cual acabó siendo expulsado. No obstante, Paolo no podía abandonar el campo de este modo, así que decidió pegarle un empujón al árbitro, al cual, le dejó sentado en el campo. Otro de sus episodios polémicos fue el saludo fascista que le dedicó a los ultras de la Lazio, por el cual fue odiado por unos e idolatrado por otros. Al terminar su carrera Paolo no cambió su carácter y en su etapa como entrenador se le ha visto, varias veces, envuelto en problemas por culpa de agresiones a sus jugadores, insultos a la afición rival y problemas con los mandamases del club.

Di Canio marcando un gol con el West Ham. Fuente: Odio eterno al fútbol moderno

 

 

Footer
Artículo anteriorAlavés-Atlético: Necesidad de sumar
Artículo siguienteEl Napoli ejecutará la opción de compra por André Zambo Anguissa
Vinaixa, 18 años, estudiante de periodismo y amante del fútbol

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí