David Beckham ha sido uno de los futbolistas más transcendentales de todos los tiempos. El Londinense no solo es recordado por su gran talento y clase dentro del campo, sino que, para la gran mayoría de público, Beckham es recordado por ser una superestrella a nivel mundial, siendo así la pieza clave que introdujo definitivamente el marketing dentro del fútbol.

El guapo de los «Fergie Boys»

En 1991, tras pasarse toda la vida en clubes de los alrededores de su ciudad natal, David Beckham, fichó por el club de sus amores, el Manchester United. Sir Alex Ferguson, entrenador del primer equipo, pidió personalmente el fichaje de Beckham, iniciándose así una relación que convirtió al técnico escocés en la figura paterna de David dentro del mundo del fútbol.
Al llegar a Manchester, Beckham se unió al equipo juvenil de los «Red Devils». En ese equipo coincidió con otros compañeros, los cuales, aún no lo sabían pero todos ellos iban a convertirse en leyendas del Manchester United. Esa generación del 92′ estaba formada por gente como Ryan Giggs, Paul Scholes, Gary Neville, Nicky Butt y, como no, el propio Beckham. Desde el inició de esa campaña, este equipo juvenil dejaba sin palabras a cualquiera que los iba a ver. Su calidad, madurez y juego en equipo no pasaba desapercibido e hizo que el propio Ferguson les considerara el pilar del Manchester United del futuro. Así fue como poco a poco todos fueron ascendiendo al primer equipo y en 1995, con la consagración de David en el equipo, esta generación del 92 se consagró como los «Fergie Boys«, la generación más exitosa en la historia del Manchester United.

Los Fergie Boys que ganaron la Champions del 99. Fuente: AS

El heredero del «7»

Tras el retiró de Eric Cantona, a David Beckham no le tiró para atrás la presión y heredó el dorsal número 7 del Manchester United, convirtiéndose así en uno de los jugadores franquicia del equipo.
Es a partir de este momento cuando la carrera de David empieza a dispararse a niveles estratosféricos, ya que, su nivel de forma era impresionante, estaba viviendo una de las mejores épocas del club y su estilo de vida atraía a muchísimas marcas. No obstante, es a partir de 1999 cuando su carrera y su vida cambiaria por completo, ya que, a sus 24 años el crack inglés había conseguido 3 Premier League, 2 F.A Cup y 4 Community Shields. Además, ese año, fue una pieza clave para conseguir el título más importante de su carrera, la Champions del 99′. Para la gran mayoría ya es conocida esta historia, el 26 de mayo de 1999 se enfrentaron, en el Camp Nou, el Bayern de Múnich y el Manchester United. El partido fue dominado por los Bávaros y todo parecía indicar que se llevarían la orejona. No obstante, dos corners sacados en los minutos de añadido por David Beckham significaron los dos goles de la remontada de los Red Devils. La victoria en la Champions significó la consecución de un triplete histórico que permitió al Londinense ser balón de plata, viéndose únicamente superado por Rivaldo.
Tras estos acontecimientos, David Beckham, ya era considerado una leyenda absoluta del Manchester United. Además por esa época ya llevaba el brazalete de capitán de la selección inglesa, dejando claro que era mucho más que una cara bonita.

David Beckham luciendo el dorsal 7. Fuente: Twitter

El inició del Spice Boy.

Tras llegar a lo más alto en el mundo del fútbol, en 1999 conoció a Victoria Beckham, su actual pareja. Esta integrante de las Spice Girls catapultó la fama de David a niveles estratosféricos convirtiéndolo así en una superestrella mediática que iba mucho más allá del mundo del fútbol.
Fue a partir de ese momento cuando Beckham se convirtió en todo un icono para las marcas, revolucionando así el mundo del fútbol.
Beckham fue el pionero en toda la estética de la actual generación de futbolistas. Sus cambios de look, sus tatuajes y su estilo «punk» le hicieron traspasar fronteras y convertirse en un icono de la cultura de los 2000.
En 2003, Beckham abandonó las filas del club de sus amores. Su mala relación con Ferguson y su afán por seguir creciendo hicieron que el club le buscara una buena salida.
Por esa época había dos clubes en España con dos proyectos muy prometedores, por una parte teníamos a un inexperto Joan Laporta, el cual, había cerrado el fichaje del «Spice Boy» con el Manchester United. Sin embargo, Beckham, enfadado con el club por negociar a sus espaldas acabó marchándose al histórico rival del Barcelona, el Real Madrid, convirtiéndose así en uno de los abanderados del proyecto de los galácticos de Florentino Pérez.
Ese mismo año, los merengues, triplicaron sus ingresos gracias a las camisetas vendidas con el nombre y el dorsal del inglés, a demás, el jugador ya cobraba más por las marcas que por el propio fútbol.

David Beckham con la camiseta del Real Madrid. Fuente: RealmadridCF

Beckham, un icono dentro y fuera del campo

Tras su paso por el Madrid y siendo importante en la famosa liga de las remontadas, Beckham puso rumbo a Los Ángeles Galaxy, donde se convirtió en la cara de la MLS y fue muy cuestionado por el extra orbitado contrato que firmó allí. Tras eso regresó a Europa donde jugó en el Milán y, finalmente se despidió del fútbol en PSG.
En Francia, David Beckham, puso punto y final a una trayectoria de más de 20 años que marcó la vida de muchos. Sus tiros libres e inclusiones por la banda derecha maravillaron a todo el mundo por más de dos décadas y su estilo y visión de negocios significó un punto y aparte en el mundo del fútbol actual.
Jugó en 4 de los mejores equipos del mundo, lideró a los «Three Lions» durante décadas y se convirtió en una superestrella que traspaso el campo de fútbol para llegar a salir hasta en la gran pantalla.
Sin lugar a dudas, David era diferente, un hombre que cambió el mundo del fútbol para siempre y elevó la figura del futbolista a la posición mediática en la que está hoy en día.

Beckham jugando un partido de leyendas. Fuente: Twitter

 

 

 

Footer
Artículo anteriorOsasuna-Rayo: los ‘rojillos’ estrenan a su afición a lo grande
Artículo siguienteVillarreal-Betis: Un duelo con sensaciones europeas
Vinaixa, 18 años, estudiante de periodismo y amante del fútbol

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí