El central del Real Zaragoza firmará por la UD Las Palmas libre y firmará por dos temporadas y será un refuerzo ampliar el muro canario

Fichaje al gusto

Después de las salidas en Gran Canaria, Las Palmas se enorgullece de hacerse con el jugador de 23 años procedente del Zaragoza, la supuesta «perla» tan grande del equipo peninsular que por lesiones a terminado saliendo libre con un 10% de futura venta para el Zaragoza.

Tal y como se ha visto desde el comienzo de su carrera, es un jugador polivalente que puede jugar tanto de central como de lateral izquierdo.

Tiene una gran salida de balón que gusta a Pimienta y entiende bastante bien el juego.

Tiene puntos negativos como su gran proyección que se ha ido frenando por las lesiones, una de ellas en la rodilla.

Y no es un referente cuando se habla de defender, debe estar acompañado de un buen central.

Tras la salida de Ferigra y posiblemente la de Raúl Navas, se ve actualmente como 5 central a priori de mejora y podrá rotar con Sergi Cardona en el lateral.

Clemente en un partido con España Sub 21. Fuente: HOY ARAGÓN

Una trayectoria movida

Por desgracia no ha sido un jugador con el que haya contado el Zaragoza y ha tenido que ir estos dos últimos años en cesiones para ganar experiencia.

La primera fue al Logroñés, en la temporada 20/21, donde jugó 21 partidos y fue indiscutible en su llegada hasta que se lesionó en un partido ante el Lugo.

La 21/22 participó en 5 encuentros con el Real Zaragoza donde metió un gol, pero eso no hizo cambiar de opinión a la directiva y salió cedido a la Real Sociedad B en enero, jugando los 16 partidos que quedaban de liga siendo prácticamente indiscutible también y sufriendo otra pequeña lesión.

Quitando que los dos clubes terminaron descendiendo, no quita que haya sido uno de los claves en las dos plantillas.

Clemente en un partido contra el Sevilla. Fuente: udlaspalmas.NET
Footer
Artículo anteriorLas tres asignaturas pendientes del arbitraje español
Artículo siguienteLevante 2-0 Tenerife: Primeros 3 puntos para los granotas y decepción absoluta para el Tenerife