El Palmeiras brasileño se ha llevado esta noche la Copa Libertadores de Sudamericana. El conjunto dirigido por Ferreira se llevó la victoria frente al Flamengo por 2-1 con un gol en el 95′ de el exalbiazul, Deyverson. 

Allá por el mes de mayo, Deyverson volvió a Brasil tras su cesión en el Deportivo Alavés, donde marcó un gol en 27 encuentros. Nada más llegar, en su segundo encuentro, hizo su primer gol, en la victoria de su equipo frente al Juventude. En la liga Brasileña, ha anotado 5 tantos en 26 partidos, el último en la última jornada en el 2-2 contra el Atlético Mineiro. En la Copa Libertadores ha conseguido un único tanto. El que anotó ayer para darle el trofeo al Palmeiras en el 95′.

Deyverson tras el gol. Fuente: Diario de Perú

Goleador

Salió en el 91′ y 4 minutos después, consiguió el gol decisivo tras un error defensivo de Pereira. El central le regaló la pelota a Deyverson y el brasileño no perdonó en el mano a mano contra Diego Alves para desatar la locura.

Mano a mano. Fuente: Marca

Viral

Deyverson, fue protagonista por el gol pero también por la absurda manera en la que perdió tiempo en el 122′. El jugador brasileño se encontraba en una tangana junto a un jugador del Flamengo, cuando el árbitro del encuentro decide separarles y coger al delantero, Deyverson se tira al suelo, fingiendo una agresión recibida por el árbitro.

Imagen de la agresión. Fuente: ESPN

No es la primera vez que Deyverson decide perder tiempo de maneras tan absurdas. El año pasado, en el encuentro entre Elche y Alavés, Deyverson salió en el 91′,  tuvo una riña en el centro del campo y se llevó la amarilla por fingir y perder tiempo.

Con este título, Deyverson consigue su segundo título. El primero lo consiguió en 2018 también con el Palmeiras pero esa vez la liga Brasileña.

Footer
Artículo anteriorFrancisco se convierte en el nuevo técnico del Elche
Artículo siguienteBenzema declarado culpable en el “caso Sextape”
Soy un seguidor del Alavés desde pequeño. Ya que me he criado en un ambiente alavesista tanto en casa como en la ciudad de donde soy, Vitoria. Me encanta el fútbol y me gusta tanto verlo como jugarlo.