El Club Deportivo Lugo ha conseguido rehacerse y formar una plantilla muy competitiva. Comenzó la presente campaña con mal pie, pero Hernán ha conseguido rearmar aspectos de la plantilla, eso sí, con muchas dificultades de por medio siendo el equipo con menor límite salarial

Falta de delantero

El propio club desde el inicio de verano partía hacia un mercado con la necesidad de un delantero centro (suplente o no) para darle recambio y refresco a la figura de Manu Barreiro, ante la que era reciente salida de Carrillo y Joselu. En el transcurso de este periodo, se iban reforzando las posiciones más debilitadas pero el delantero santiagués quedaba sin pareja. Llegaba el último día de mercado y el resto de equipos continuaban reforzándose. El Lugo se quedó sin ese último fichaje (a no ser que se fiche un agente libre). Hernán Pérez, técnico albivermello, se vio obligado a reinventarse para cubrir esa posición y decidió junto al cuerpo técnico probar con Chris Ramos de «9», (posición en la que llegó a la ciudad amurallada para reconvertirse más tarde en extremo izquierdo). El jugador gaditano se estrenó en esta posición en el partido contra el Leganés durante unos minutos de la segunda parte. Tuvo más minutos en estas condiciones en la jornada 4 con un doblete contra el Real Zaragoza en La Romareda consiguiendo la victoria en el minuto 97 con un gol de auténtico «killer».

Chris Ramos celebra su último gol abrazándose a Barreiro. Fuente: LaLiga

Apoyo del filial

Desde que el entrenador asturiano llegó al banquillo lucense, hizo hincapié en la posible presencia de jugadores del Polvorín en sus filas, y tras varias jornadas de competición, sus palabras se han cumplido. Resolvió el problema del central (falta de refuerzos en esta posición) con Jesús Fernández, un chico del filial que ya ha sido elegido en 2 ocasiones por Hernán como titular, disputando muy buenos minutos y con muy pocos errores pese a su inexperiencia en el fútbol profesional. También han tenido minutos otros jugadores como Dani Vidal o Idrissa Thiam. Esto hace que los jugadores, en una categoría muy complicada como es 2ª RFEF, se esfuercen al máximo, ya que tienen más cerca de jugar con el primer equipo. Además, estas posibilidades aumentan al tener en cuenta la plantilla tan corta que tienen los lucenses.

Jesús Fernández en su debut en segunda división. Fuente: La Voz de Galicia
Meco López
Footer
Artículo anteriorGlauder está listo
Artículo siguienteSheriff Tiraspol 0-2 Manchester United: Triunfo revitalizante para los diablos rojos en Moldavia
Escritor y redactor de mi equipo, el CD Lugo, un equipo humilde y luchador. Me podéis encontrar en instagram como @zonaalbivermella_1953